sábado, 2 de febrero de 2013

Angostura, sede del Congreso de la Emancipación




La capital de la provincia de Guayana fue asiento de los Poderes Supremos de Venezuela  y de la Gran Colombia y en uno de ellos se legisló todo el proceso de la emancipación.
            El 15 de febrero de 1819 se instaló en Angostura el Segundo Congreso de la República de Venezuela que legisló durante un año todo el proceso de la emancipación grancolombiana.
            Angostura llegó a ser entonces triple capital: Capital de la provincia de Guayana, capital de Venezuela y capital de la gran Colombia. Ninguna ciudad había tenido tan histórico como inconcebible privilegio.
            La noble ciudad de los españoles, a la que el Rey había llenado de trofeos su escudo en premio a la lealtad y valor de sus habitantes; la invulnerable Santo Tomás de la Nueva Guayana en la Angostura del Orinoco, se reivindicaba ante la pasada circunstancia de no haber podido figurar entre las primeras provincias que juntas declararon la independencia de Venezuela. De aquí que el Libertador en justa decisión de reconocimiento haya decretado en noviembre de 1817 la octava estrella que brilló en el Pabellón tricolor hasta la constitución de la Gran Colombia.
            Angostura fue asiento de los Poderes Supremos desde julio de 1817, inmediatamente después del Sitio, hasta el Congreso Constituyente de1822 en la villa de Nuestra Señora del Rosario de Cúcuta, casi cinco años de vida política efervescente, pero el Congreso de Angostura apenas legisló durante un año e hizo sus veces posteriormente una Comisión Delegada.
LA CONVOCATORIA
            Bolívar que conservaba la jefatura suprema desde la Segunda República, quería darle al Gobierno “una forma y carácter de legalidad permanente” y al efecto reunió a los miembros de su Consejo de Estado y luego de un discurso sobre los avances del Ejército patriota, propuso y así fue acordado, la convocación de un Congreso Constituyente.
            Se nombró una comisión especial formada por Juan Germán Roscio, Fernando Peñalver, Diego Urbaneja, doctor Ramón García Cádiz y doctor Luis Peraza para ocuparse de todo lo concerniente a la elaboración de un proyecto de reglamento de elecciones populares, el cual fue ejecutado por Bolívar el 19 de octubre de 1818 y promulgado cinco días después en el Correo del Orinoco.
        
APLAZADA LA INSTALACIÓN
            La instalación del Congreso Nacional había sido fijada para el primero de enero de 1819, pero tuvo que ser aplazada debido a que llegó el Año Nuevo y los diputados representantes de las provincias no se hallaban presentes en número suficiente. Sólo habían sido puntuales los representantes de la provincia de Barcelona, tal vez por la cercanía pues con el resto se presentaban problemas de comunicación y movimientos de tropas. Para el 13 de febrero ya se hallaban casi todos y el Jefe Supremo dispuso la instalación para el 15 de febrero.
LA INSTALACIÓN
            El centro de aquellos días fastos y memorables, era una hermosa casa construida para Colegio de primeras letras y latinidad en la primera década de la segunda mitad del siglo dieciocho, en la llamada entonces Calle del  Gobierno, hoy Constitución, al poniente de la Plaza Mayor.
            En esa casa de dos niveles, con dos jardines y un patio donde creció un Sándalo de la India que compite en altura con la cúpula bizantina, se instaló el Congreso en una mañana clara y solemne, muy bien reseñada por el Correo del Orinoco en su edición Nº. 19.
            Salvas de artillería la víspera y el propio día, anunciaron con toda solemnidad oficial del caso, la instalación del “Congreso General de Venezuela”.
Presentes desde la diez y media de la mañana el lunes 15 de febrero estaban en el salón principal del Palacio de Gobierno acondicionado para las sesiones, los diputados de la provincia de Caracas Dr. Juan Germán Roscio, Dr. Luis Tomás Peraza, Licenciado José de España, Sr. Onofre Basalo y licenciado Francisco Antonio Zea; de la provincia de Barcelona, Coronel Francisco Parejo, Coronel P. Eduardo Hurtado, Licenciado Diego Bautista Urbaneja; licenciado Ramón García Cádiz, Sr. Diego Antonio Alcalá; de la provincia de Cumaná, General en jefe Santiago Mariño, General de Brigada Tomas Montilla, Dr. Juan Martínez y Sr. Diego Vallenilla; de la provincia de Barinas, Sr. Nicolás Pumar, Dr. Ramón Ignacio Méndez, Coronel Miguel Guerrero, General de División Rafael Urdaneta, y Dr. Antonio María Briceño; de la provincia de Guayana, Dr. Eusebio Afanador, Sr. Juan Vicente Cardozo,  Intendente del Ejército Fernando Peñalver y General de Brigada Pedro León Torres; de la provincia de Margarita, Lic. Gaspar Marcano, Dr. Manuel Palacios, Lic. Domingo Alzuru  y Sr. José Jesús Guevara. Total 27 diputados. Faltaron los cinco de Casanare y tres de Cumaná, Guayana y Margarita.
Igualmente se hallaban en la sala el Estado Mayor General encabezado por el General Carlos Soublette; el Gobernador de la Plaza y Comandante General de la Provincia, General Manuel Cedeño; el Agente diplomático norteamericano Juan Bautista Irvine, el representante de la colonia extranjera James Hamilton; el provisor Gobernador de la Diócesis, Dr. Domingo Remigio Pérez Hurtado y numerosos ciudadanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada